Renta inesperada: el camino es la inclusión

Por Daniel Martini (*)

Estamos frente a una crisis económica global, primero la pandemia y luego el impacto de la guerra dejaron la economía mundial en estado crítico. Y Argentina no es la excepción. Ante este contexto inesperado son necesarias medidas alternativas.

El impacto y la profundización de situaciones negativas al extremo en pleno contexto de guerra pospandemia es también un problema de países desarrollados que evalúan la implementación de medidas extraordinarias para redistribuir aquellas ganancias inesperadas. Como antecedente existen algunos casos como el de Italia y Gran Bretaña que ya llevan adelante esta resolución.

Alberto Fernández y Martín Guzmán en la presentación del proyecto de ley de renta inesperada

Es necesario tomar verdadera dimensión del escenario de profunda crisis alimentaria y de acceso a los servicios más básicos que ya se presenta en los países de bajo desarrollo. Nadie puede hacerse el distraído cuando se han incrementado ganancias producto de condiciones no esperadas, como así tampoco el resultado que ha dejado esta situación extraordinaria.

Lo cierto es que desde las propias reglas del capitalismo que procura el libre mercado, se supone que la ganancia es resultante de la inversión, el riesgo, la innovación, la producción, etc. Ahora bien, esas ganancias inesperadas no son fruto de nada de eso, por lo que diría que casi se trata de un imperativo moral de la sociedad toda, de la que el Estado se debe hacer cargo para que nadie se quede con lo que no le es propio, en desmedro de los sectores más desfavorecidos de la sociedad.

Esta iniciativa, que en nuestro país adquiere la forma de un impuesto a la renta inesperada, alcanzaría apenas al 3% de las empresas más grandes, y promueve un sentido positivo de inclusión y equidad.

En un momento tan difícil y acuciante para tantos argentinos y argentinas, que no acceden a satisfacer las necesidades más básicas, es necesario priorizar el diálogo y el acuerdo para la inclusión social, evitando las posiciones irreductibles de conveniencia.

Asimismo, no debemos olvidar que, ante posibles dudas en los puntos relacionados con la implementación de este proyecto, e incluso respecto al destino de lo recaudado a través del impuesto, los y las representantes del parlamento tienen la llave para debatir, consensuar y hasta condicionar esos aspectos cuestionables antes de sancionar la Ley. Lo prioritario hoy es equilibrar la balanza que, ante una situación inesperada, maximizó las ganancias de ciertos negocios, y como contrapartida, contribuyo a mayor pobreza y exclusión social.

(*) Presidente de la Cámara Argentina para la Formación Profesional y la Capacitación Laboral.

Nota publicada originalmente en Ámbito.com

Categorías:

Etiquetas: